Disminución del riesgo de contaminación bacteriana alrededor del implante

Dr Franck Zerah

Testimonio: disminuye el riesgo de contaminación bacteriana alrededor del implante

Lo importante a la hora de colocar un implante no es sólo su posición en el hueso y posiblemente en el futuro corredor protésico de la corona supraimplantaria, sino una perfecta estabilidad del espacio biológico peri-implantario. Esta estabilidad se obtiene cuando la encía es fuerte, gruesa si se puede y sobre todo estable.

Layer
Layer
Layer
Layer

Podemos decir que la principal característica de este sistema es que “formatea” la encía y le da una forma, según su elección (forma A, B, C o D) perfectamente adaptada a la futura corona supra-implantaria, al mismo tiempo que le proporciona a la encía un aspecto y una calidad notables.

Hoy en día sabemos que el atornillado y el desatornillado inoportuno de las piezas supra-implantarias suelen conducir a la desestabilización del espacio biológico periimplantario al introducir o reintroducir bacterias en este espacio. La principal ventaja del Iphysio es que una vez colocado sobre el implante no se desenrosca más, hasta que se coloca la corona final, reduciendo el riesgo de contaminación bacteriana alrededor del implante.

Las ventajas son : una « preparación » de la encía, con un modelado de ésta misma, facilidad y rapidez en la toma de impresión (especialmente si se dispone de un escáner intraoral). Otra ventaja es la ausencia de dolor al retirar la pieza y al colocar la corona ( el perfil de emergencia de esta última replica a la perfección al del Iphysio).

Permite un posicionamiento y una adaptación perfectos de la corona, la mayoría de las veces sin necesidad de retoques. Creemos que la realización de un modelo angulado aportaría mucho. Colocándolo en los sectores anteriores, se podrían realizar cargas inmediatas, recubriendo su parte vestibular con resina.

Además, consideramos que una talla más reducida en diámetro que la forma A se adapta perfectamente a los incisivos inferiores.

Source : DENTOSCOPE • numéro 31